.


.





viernes, 27 de mayo de 2011

Ponencia del Director Ejecutivo de la Corporación Desarrollo y Paz del Cesar en el marco de la Segunda Conferencia del Ciclo de Conferencias promovida por el Programa de Desarrollo y Paz del Cesar PDP Cesar y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD.

Mayo 27 de 2011

Sean todas y todos bienvenidos.

Un saludo muy especial y nuestros más sinceros agradecimientos, por atender a ésta invitación, a los conferencistas:

Alejandro Reyes, asesor del Ministerio de Agricultura

Arturo García; consultor de la firma Econometría S.A

Carlos Vargas; consiltor del PNUD para el Informe Nacional de Desarrollo Humano

Nuestros agradecimientos a la Embajada de Suecia y al PNUD por permitir el desarrollo de estudios que coadyuvan en la orientación y fortalecimiento del Programa de Desarrollo y Paz del Cesar.

De igual forma, por permitirnos éste espacio, le expresamos nuestra gratitud al Dr. José Luis Urón; Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Valledupar; entidad que recientemente se vincula como parte de la Corporación Desarrollo y Paz del Cesar.

El Programa de Desarrollo y Paz del Cesar cifra su pertinencia en la necesidad de propiciar, acompañar, fortalecer y consolidar desde la Sociedad Civil, en articulación con la institucionalidad Pública, el Sector Privado e Instancias de Cooperación, procesos generadores de condiciones consistentes y sostenibles de dignidad humana y desarrollo integral en armonía con la naturaleza.

Es parte de nuestro propósito, la generación de espacios ampliamente incluyentes y participativos que propendan por el trabajo conjunto en favor del desarrollo y la paz a nivel local y departamental.

Consideramos valioso éste seminario, toda vez que ponderamos la dimensión socioeconómica como factor imprescindible para abordar la superación de desafíos estructurales de violencia, inequidad, pobreza, exclusión y marginalidad.

A propósito de lo anterior, es preciso compartirles tres aspectos relacionados con la orientación y enfoques del PDP Cesar con respecto al desarrollo; y en particular, al desarrollo socioeconómico:

1. Como primer aspecto, consideramos que el camino a la convivencia pacífica y a una paz duradera depende del tipo de desarrollo que construyamos; del tipo de ocupación, y del tipo de estrategias que empleemos para potenciar sectores de la economía de éste territorio.

Con el tiempo, hemos aprendido que los negocios promovidos desde la cultura de la ilegalidad promueven la violencia, proyectando seudo-economías que conducen a los actores más vulnerables de un territorio a perpetuarse en las trampas de la pobreza y la marginalidad.

2. En segundo lugar, consideramos que la perspectiva sistémica del desarrollo, invita a pensar que además de económico, el desarrollo tiene mucho que ver con lo humano, social, político, ambiental, territorial, cultural y administrativo; y en especial, tiene que ver con todo ello en relación.
Lo anterior quiere decir, que lograr avances importantes en materia de dignidad humana, generación de ingresos, mejoramiento de calidad de vida, está supeditado a las condiciones sociales, políticas, económicas, culturales y ambientales de los territorios. Y en ese sentido, dependerá, además, del tipo de relaciones y alianzas que se construyen a nivel territorial.
Hoy más que nunca, toma vigencia la necesidad de afianzar relaciones público privadas, que faciliten la inclusión de organizaciones y comunidades a dinámicas socioeconómicas justas, equitativas, y realmente favorables.
3. En tercer lugar, es preciso orientar y trabajar por un equilibrio entre el crecimiento económico y el mejoramiento de las calidades de vida de todos los seres humanos que habitamos el departamento del Cesar. Lo que experimenta el país en términos económicos, tiene mucho que ver con el crecimiento de unos sectores de la economía, que al final de cuentas, no representan verdaderas posibilidades de desarrollo humano, o a lo sumo, de bienestar de las personas en general.

Lo anterior plantea un desafío sustantivo a propósito del desarrollo, y tiene que ver con la función distributiva de la riqueza. Algunos analistas plantean que hay cada vez más personas pobres, que aumenta el número de personas que viven en la indigencia, y que no necesariamente se incrementa el número de personas ricas.

Pero también sugiere, que un territorio económicamente viable, productivo y competitivo, es aquel que invierte y reinvierte en factores que garantizan el apalancamiento y sostenibilidad del territorio en sí mismo. No podemos hablar de desarrollo económico, ni mucho menos de desarrollo humano, cuando no existen garantías de derechos, cuando en materia de educación, preocupa más la cantidad que la calidad, y más aún, si ésta no se corresponde con las vocaciones y potencialidades productivas de un territorio; cuando los servicios básicos no son adecuados; o cuando la capacidad institucional no alcanza a promover y/o proveer las condiciones necesarias para que una empresa sea sostenible.

Para el caso específico del Departamento del Cesar, construir bases socioeconómicas o vitalizar las que existen, y orientarlas hacia la promoción de un desarrollo humano integral, sugiere tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Reconocer las ventajas competitivas y comparativas del departamento del Cesar

2. Promover innovaciones y emprendimientos que orienten esfuerzos hacia el apalancamiento de dinámicas socioeconómicas alternativas y complementarias a las ya existentes

3. Pensarnos como cesarences en el largo plazo. La Minería en el Cesar es finita, y los recursos que por regalías le llega a los municipios y al departamento también. Ése es un principio de la economía, y por ello, no es menos cierto que desde hoy, debemos pensar cómo se aprovecha el ejercicio de explotación actual, pero sobre todo, cuál debe ser el tipo de economías que necesitamos para construir y hacer sostenible la prosperidad en nuestro departamento

4. Por último, existen aspectos imprescindibles para afianzar dinámicas socioeconómicas favorables como son:

a. Promover el acceso a tierras por parte de familias y comunidades

b. Promover la apropiación de paquetes tecnológicos que incrementen productividad, agreguen valor y mitigen los impactos ambientales

c. Promover iniciativas como las de las Zonas de Reserva Campesina y las Zonas de Reserva Alimentaria

d. Promover esquemas asociativos, articulados a encadenamientos productivos con altos niveles de impacto en mercados regionales e internacionales

e. Afianzar relaciones público privadas que coadyuven en la promoción y dinamización del desarrollo rural y urbano del departamento

f. Valorar, respetar y proteger los enfoques de desarrollo de comunidades negras e indígenas.

Esperamos que éstos y otros temas pertinentes para el departamento puedan ser conversados ésta tarde, y de paso, hagan parte de las reflexiones y decisiones que debemos tomar para hacer de la dignidad humana y el desarrollo integral parte de las realidades construidas por todos y todas.

Muchas Gracias.
 
Fabio A Canchila Castro
Corporación Desarrollo y Paz del Cesar
Director Ejecutivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son importantes para nosotros. Opina!